¡¡BIENVENID@!!

Piensa, ríe, llora, siente, patalea, analiza, reflexiona, disfruta, sueña, medita, comparte..CONMIGO ;-)

sábado, 24 de agosto de 2013

MasculinA y FemeninO: Realidad vs. Invención

"No vemos las cosas como son en realidad,
sino como somos nosotros"
El otro día me estuve preguntando cómo se crearon los géneros masculino y femenino. Analizando y reflexionando, y, por supuesto, sin acceder a lo más fácil que sería indagar en Google u otros medios (en éste blog se pretende analizar y reflexionar por un@ mism@... pensar por un@ mism@..), llegué a la siguiente conclusión:

El mundo y sus seres vivos, existen desde mucho antes de la invención del lenguaje verbal. Me hago una pregunta: ¿Por qué, por ejemplo, "El sol" es masculino, y "La luna" es femenino? quién o quiénes establecieron que uno y otra debían pertenecer a uno u otro género? porque lo que está claro es que el sol y la luna existen independientemente de cualquier término con que se les designara después y cualquier género que se les atribuya... pues bien podrían habérseles llamado "La sol" o "El luna", incluso cambiando los términos para cada un@ (el/la sol sería lo que hoy llamamos luna, y el/la luna el astro luminoso de día..). 

Así, llegué a la conclusión que los géneros y su determinación son una invención humana, como no podía ser de otra manera puesto que el lenguaje así lo es, sin embargo, el criterio para la atribución e interpretación de lo masculino y lo femenino a determinadas cosas... es algo muy subjetivo, y, teniendo en cuenta que llevamos miles de años de dominación patriarcal, no es de extrañar que dicha atribución sea siempre exaltando todo lo masculino con connotaciones más positivas que lo que se refiere a lo femenino. No hay más que ver, actualmente, en nuestro diccionario y en los usos sociales, cómo se utilizan y definen términos cuando se refieren al género masculino y al género femenino, y encontraremos muchas definiciones que, refiriéndose a lo mismo, es decir, mismo sujeto y mismo objeto, sin embargo las definiciones masculinas son más benévolas y menos denigrantes que las referidas a lo femenino. Lo cual demuestra claramente, que desde sus inicios, el lenguaje verbal fue amoldado por las sociedades patriarcales que dominaban todo para su propia conveniencia e intereses... 

Dicen que el sol se relaciona con lo masculino y la luna con lo femenino... pues qué casualidad, que, de forma totalmente objetiva, soy mujer y me he sentido desde siempre identificada con el sol más que con la luna... y además, encuentro más motivos para relacionar el sol con lo femenino que la luna (aunque relacionen las fases lunares con el ciclo menstrual...), pues el sol da comienzo a un nuevo día, como la mujer que da a luz un nuevo ser desde su vientre, brilla con fuerza y alegría, como la mujer que, por lo general, siempre es más expresiva a la hora de manifestar las emociones y sobre todo amor y ternura, y es fuerte psicológica y físicamente (en cuanto a resistencia física, está científicamente comprobado que un hombre no podría soportar los dolores de un parto... el dolor más grande que un ser humano puede experimentar). 

Por lo tanto, he llegado a la conclusión que estamos rodeados de construcciones sociales y conceptos completamente interesados y subjetivos en cuanto al género así como en sus "cualidades" que desemboca muchas veces en prejuicios y falsas creencias, que distorsionan la realidad y la verdad, que condicionan nuestras percepciones de todo, y por ello, podemos estar plenamente equivocad@s... y vivir en un mundo de conceptos y supuestas "verdades" imaginarias e irreales, pues la verdad es la verdad, lo que es es lo que ES, independientemente de que la maquillen a convenciencia de algunos.... y que nos lo impongan como reglas sociales.. Namasté.

sábado, 22 de junio de 2013

El verano: amor y odio entre parejas

"Quise saber qué hubo entre ayer y hoy,
Sueños e ilusiones de un tiempo,
 al río aquél me voy donde fue nuestro 
último encuentro" (Casta Sulmerze)

Llegó el verano y con él, el buen tiempo, el sol, playas, viajes, y.... más tiempo para pasar junto a tu pareja. Para un@s bien pero para otr@s... no tan bien...

Es curioso cómo las estadísticas demuestran que durante el verano es cuando más separaciones y divorcios se producen. No hay más que poner en "Google" las palabras clave "mas divorcios en veano" y saldrán un montón de noticias y estadísticas que lo confirman. Ello se puede explicar, desde mi punto de vista, por varios motivos. 

Durante el año, es habitual que cada miembro de la pareja trabaje, por lo que tienen menos tiempo para estar juntos, y si no se esfuerzan por tener un tiempo, por mínimo que sea para hablar sobre el día a día, es muy probable que con el tiempo lleguen a sentirse como perfectos desconocidos, pues el ser humano va evolucionando cada día según sus experiencias y vivencias y va cambiando con arreglo a ello. Por lo que, durante las vacaciones, especialmente el verano, hay muchas parejas que, al pasar más tiempo juntos, si éstas no han mantenido un mínimo diálogo durante el año, pueden descubrir que la persona con la que están no es la misma, o no la reconocen. Por ello puede haber choques, y desavenencias, pues no se ha compartido ese proceso diario de transformación a la que todos estamos expuestos. También es cierto que muchas veces las parejas no se conocen bien ni siquiera desde el principio, lo cual puede sobrellevarse o pasar inadvertido cuando ambos trabajan y a penas mantienen comunicación y diálogo alguno.

Las personas cambian con el tiempo, unas a mejor y otras a peor, lo que sí está claro es que si en pareja no se viven paralelamente esos cambios, se va perdiendo el nexo de unión de la misma, pues hay una evolución de cada miembro de la pareja de forma aislada que si no se comparte, el día que se reencuentren no se reconozcan, y haya una cierta frialdad y desconfianza que desestabilice la relación.
También es cierto que, cuando una pareja no se ama de verdad y permanecen juntos por diversos motivos menos el amor, el verano supone un sacrificio donde cada cual aguanta el tipo como puede, para éstos el verano y otras vacaciones supone un calvario porque tienen más tiempo para soportarse, y soportarse significa que no hay amor verdadero, por lo que es como una bomba de relojería que puede estallar en cualquier momento.

Por todo ello, hay que intentar siempre buscar momentos de diálogo con nuestra pareja para compartir nuestra vida cotidiana, hablar de lo que hicimos, lo que nos ha ocurrido, etc. Esto nos ayuda a compartir juntos nuestra evolución como personas y aceptarnos de forma natural, a seguir conociéndonos mútuamente paralelamente a nuestra respectiva evolución natural del fluir de la vida, y no llevarnos sorpresas un día y pensar que estamos ante un/a complet@ desconocid@, y que la otra parte tenga la misma sensación con nosotr@s. ;)

domingo, 14 de abril de 2013

Sol y Luna

Hoy me apetece escribir brevemente sobre "Lorenzo" y "Catalina", este gran astro y este misterioso satélite que iluminan nuestro planeta. Hace un día espléndido en Alicante, "ciudad de la luz", con un sol radiante y una temperatura realmente agradable que invita a salir, aunque sea a la terraza de tu casa, a disfrutar y sentir en tu piel tanta luz y calidez mientras tomas tu bebida favorita.

"Cada día el sol ilumina un mundo nuevo". (Paulo Coelho).
"En el majestuoso conjunto de la creacion,
 nada hay que me conmueva tan hondamente, 
que acaricie mi espiritu y dé vuelo desusado a mi fantasia
 como la luz apacible y desmayada de la luna".
(Gustavo Adolfo Bécquer).
Muchas veces he escuchado hablar sobre la luna y el sol, como preferente una u otro por distintas personas, cada una de las cuales se decanta por una u otro atendiendo a las emociones que le inspiran y sus gustos personales. 

Muchas personas prefieren la luna por su halo de misterio, por la evocación de lo erótico en la noche oscura, por su inspiración poética especialmente cuando ésta se refleja en el mar o es luna llena con ese maravilloso color dorado o de miel o lava incandescente, o bien, a l@s más gótic@s les gusta por su tenebrosidad y escenario vampírico que transmite en ocasiones, también por su significado en las ciencias ocultas, o por su relación con fenómenos naturales como las mareas así como su misteriosa relación con el ciclo menstrual de las mujeres. 

Por otro lado, hay quienes prefieren el sol, y aquí es donde daré mis motivos puesto que es mi propia preferencia. El sol para mí es energía, fuerza y vida, ilumina no solo el paisaje sino también el ánimo de las personas, está demostrado que un día soleado influye positivamente en el estado emocional de la mayoría de las personas, el sol, tomado responsablemente, aporta vitaminas a nuestra piel y es beneficioso, además, es fundamental para el crecimiento de árboles, plantas y flores, ver un amanecer o anochecer es realmente emocionante, especialmente si se contempla desde la playa y éste sale del mar, causa realmente una sensación de milagro al contemplar su salida con las distintas tonalidades de blanco, rosa, naranja y amarillo (alba, aurora y amanecer), y su reflejo en el mar es como un halo dorado casi mágico sobre el que destellean luces brillantes sin parar. El sol para mí es el comienzo de todo, una oportunidad para vivir y disfrutar de un día más, de disfrutar de la belleza de los colores y ver a la humanidad de forma natural, espontánea y clara. En fin, con todo ello no quiero menospreciar a la luna, que como he apuntado, tiene innumerables atributos y encanto también, sólo que, si me dan a elegir, me quedo con el sol. Sobre gustos, los colores. ¿Y tú, cual prefieres y por qué?.. Namasté ;)

jueves, 17 de enero de 2013

TU PRIVACIDAD EN FACEBOOK DEPENDE DE TI

La privacidad y la intimidad sólo son violadas
si tú lo permites.
Es un tema muy frecuente que cada dos por tres encontremos mensajes en los muros de facebook aludiendo a la privacidad o pidiendo que elijan la opción de no mostrar fotografías y demás para que otros no lo puedan ver.
El tema de la privacidad es muy personal, pues cada cual determina qué es lo que considera privado o no, y qué es lo que desea publicar o no. Lo que, a estas alturas no termino de comprender, es la obcecada obsesión por remarcar que un@ quiere tener sus cosas privadas en redes sociales como facebook, cuando el mismo dispone de varias opciones de privacidad que usadas correctamente ya puede alcanzar un grado de privacidad decente, pero lo más curioso es que, es en última instancia la propia VOLUNTAD de la persona quien decide qué cosas hacer o no públicas en su perfil. Por lo que no lo entiendo, más sabiendo que las redes sociales son un medio de comunicación y en el que todos los que están ahí desean comunicarse de una u otra manera, que uno esté siempre tan pendiente y expresando su intención de privacidad, habiendo opciones de privacidad y como he dicho, todo depende al fin y al cabo de lo que cada cual quiera publicar, nadie le obliga a publicar aspectos íntimos de su vida que no quiera que nadie sepa....
Facebook es una herramienta muy útil si se sabe utilizar, y se sabe cuáles son los límites. Nos sirve para comunicarnos de modo fácil (tenemos mensajes instantáneos, chat, publicaciones de fotos, escritos y vídeos, y se interactúa en directo), nos da la oportunidad de conocer personas (si queremos), de darnos a conocer personal y profesionalmente, de conocer empresas, de compartir cosas con nuestros amigos y otras personas con gustos e intereses afines a los nuestros, e incluso los hay que lo utilizan para ligar. Cada cual es libre de utilizarlo con el objetivo que desee, eso sí, debe ser consciente y responsable consecuentemente de lo que cuelque, y por ello debe pensar bien antes de hacerlo y asumir lo que venga.
Hay una obsesión de algunas personas para que no vean sus fotos, lo cual también me llama la atención, pues, nuevamente, repito que para ello están las opciones de privacidad y la propia voluntad de colgarlas en la red. Respeto que uno no quiera poner fotos, es tan libre como el que quiera hacerlo, pero si lo hace, que lo haga con cabeza y configure las opciones para elegir quién puede verlas y quién no. En mi caso, no me importa demasiado que vean muchas de mis fotos, primero porque tengo las opciones de privacidad configuradas y antes he organizado mis amistades en grupos, y segundo, tampoco soy una gran famosa como para que trafiquen con mis fotos por ahí ni una espía de marte ni nada por el estilo, soy completamente normal como la mayoría de la gente. Si aún así mis fotos gustan, pues fenomenal, a nadie le disgusta que les gusten fotos tuyas, además que sirven para darte a conocer mejor a las personas que no te conocen y tienes agregadas en un medio tan "frío y distante", y sobre todo idealizador... como es Internet. A parte de todo esto, también cabe la posibilidad, y muy posible..., de que muchas personas no sean realmente como se muestran o aparentan ser en facebook...
Un tema muy paranoico, aunque pueda ser verdad, es que puedan realmente investigar nuestras vidas privadas leyendo nuestros mensajes supuestamente privados... y catalogando nuestro perfil en base a sus estudios para luego ser utilizado por empresas de marketing y publicidad. Lo cual me parece que tampoco tiene tanta importancia si realmente tenemos una personalidad sólida y sabemos lo que realmente queremos sin "ningún" tipo de manipulación ni influencia externa. Además, está el tema conspiranoico de si la CIA está por medio, y yo me pregunto...: ¿no tendría que preocuparles eso a los espías y delincuentes..... o personas que ostenten un cargo importante?. El resto de los mortales, que no podemos aportar nada a sus objetivos y con un poco de prudencia... pues todo lo que no quieras que nadie sepa no lo pongas nunca por escrito ni en facebook ni en ningún otro soporte... qué más da?? dónde está el miedo???. En fin. 
Por último, otro tema es la polémica ya conocida sobre la posibilidad de que en un futuro facebook pueda utilizar tus materiales publicados con fines comerciales, y tú no te llevas ni un céntimo de lo que pueda producir tu imagen a otros. Sin embargo, facebook se ha cubierto bien las espaldas desde un principio, y en su contrato para utilizar su red social, ya lo dice alto y claro, si aceptas, ya no tendrás derecho a quejarte después.... por lo tanto, si no estas de acuerdo, no te hagas una cuenta de facebook, o la cierras, o simplemente no subas aquello que no te gustaría que utilizaran sin tu permiso en el futuro y para lucro de otros. Es simple!!.
Tenemos muchas opciones, y cada una tiene unas reglas, conozcámoslas antes de decidir, seamos conscientes de ellas y actuemos honesta y coherentemente. Namasté. 

domingo, 28 de octubre de 2012

DEL PRESENTE HACIA EL FUTURO

Si el presente trata de juzgar el pasado, perderá el futuro.
(Winston Churchil)
Hay personas que maldicen una y otra vez las cosas malas, o no tan buenas, que le ocurrieron en el pasado o le ocurren. 
Es normal que, si hemos tenido una mala experiencia con algo o alguien o no nos salieron las cosas como esperábamos, nos sintamos herid@s, tristes, frustrad@s, impotentes, etc. Son emociones que forman parte del ser humano, sin embargo, las mismas no son positivas si las arrastramos en nuestro interior más tiempo del razonable. Tenemos todo el derecho de sentirnos mal por algo malo que nos ha ocurrido, no obstante, albergar ese sentimiento negativo demasiado tiempo dentro de nosotr@s puede ser contraproducente y lastimarnos más de lo que ya nos lastimó. Por ello, debemos hacer todo lo posible por erradicar esas emociones aprendiendo a verlo todo como una lección y un continuo aprendizaje en la vida. No se trata de reprimir las emociones, pues también sería negativo, sino que se trata de un cambio de perspectiva y actitud ante lo que nos ocurra. De verlo como parte de nuestra existencia, pues no todo lo que nos ocurra será siempre bueno y aprender a tomar perspectiva nos ayudará a sobrellevarlo mejor incluso a tomarlo como algo positivo o aprender la parte positiva para el futuro. Para superar estas emociones y convertirlas en provechosas debemos ser conscientes que, siempre nos ocurrirán cosas que no nos agraden y que nos produzcan nuevamente los mismos sentimientos, sin embargo, de todo se puede aprender y extraer lo mejor para superarnos, mejorarnos y sufrir lo menos posible. Es un continuo entrenamiento, todo es querer y poner de nuestra parte, por nosotr@s y nuestra mayor felicidad y capacidad de afrontar los vaivenes que nos depara la vida.

De todo se puede aprender algo positivo, incluso de lo malo, pues a menudo, gracias a malas experiencias, nos hemos puesto más alertas para próximas circunstancias análogas o parecidas y hemos estado así más preparad@s, actuando mejor y con filosofía. Además, seguramente much@s habeis apreciado más otros aspectos que teníais olvidados o a los que no les dábais tanta importancia. 

Por ejemplo, es lógico que a tod@s nos duele la pérdida de un ser querido, es normal y tenemos todo el derecho a sentir tristeza, rabia, impotencia, etc., y, como he apuntado, jamás se deben reprimir estas emociones, puesto que forman parte de un proceso en el que la fase final suele ser la aceptación natural de lo sucedido, sin embargo, debemos ser conscientes que la vida, pese a ser tan hermosa y bella y vale la pena vivirla, conlleva también su lado malo o no tan bueno, y dentro de éste hay cosas que tienen solución, que suelen ser la mayoría, y otras que son inevitables, como la muerte o una enfermedad terminal. Debemos estar preparad@s para asumir que, cuando menos lo esperemos, las personas que queremos se nos irán, dejando en nuestro interior un enorme vacío. Por mi experiencia personal, y por las experiencias que he vivido de otras personas, he llegado a la conclusión que, ya que el dolor que conlleva dicha desgracia es inevitable, podemos hacer algo, en vida de las personas que amamos, para que, llegado el momento, al menos no nos produzca más dolor el remordimiento de pensar que "podíamos haber hecho algo más por ellas, o decirles cuánto les queríamos, etc". Para ello, a veces, sin ánimo de ser masoquista, imagino el futuro, e imagino cómo me sentiré, más o menos, si me faltan estas personas (antes de irme yo...), y así, previendo esta situación y sintiéndonos como si fuera ese momento, podemos actuar en el presente haciendo y diciendo todo lo que no nos gustaría dejar de hacer ni decir a las personas que más queremos. Un "te quiero", un "te amo", un "gracias por todo", un abrazo o beso bien sentido, un detalle, un paseo que tanto nos pidio nuestro padre, etc., etc., etc. Todo lo que no se haga en vida, ya luego no sirve de nada... y nunca es tarde si se actúa a tiempo :)

La vida es el PRESENTE, al fin y al cabo es lo único que tenemos, y el pasado sólo hay que mirarlo para aprender y mejorar de nuestras experiencias en nuestro día a día presente y mirando hacia delante. Estamos en éste mundo para aprender y mejorar, nadie nace sabiendo y nadie nos dijo que la vida era sólo color de rosa.

También hay personas que se lamentan una y otra vez de las malas relaciones sentimentales pasadas. No se dan cuenta que pierden su tiempo, su vida y su felicidad... Pues el pasado jamás volverá, lo que pasó ya pasó y no se puede cambiar, pero debemos ver que, gracias a esas experiencias también podemos valorar mucho más y mejor nuestras nuevas relaciones sentimentales, viviéndonas más intensa y plenamente, y con mucha más madurez y consciencia. Vivir en el pasado es como estar muert@, pues la vida real sucede aquí y ahora, y mirar atrás solo nos producirá dolor y no nos dejará vivir ni disfrutar el presente ni progresar hacia el futuro. Sólo debemos dar gracias por todo lo que hemos vivido y experimentado, bueno o no tan bueno, y por todas las personas que pasaron por nuestra vida, pues, en realidad, gracias a todo el conjunto de lo bueno, no tan bueno y malo, se ha formado la persona que somos hoy, y está en cada un@ de nosotr@s el querer aprender de todo lo mejor e ir mejorándonos. 

La vida nos pone a prueba constantemente, y depende de nuestra actitud y capacidad para saber ver lo mejor de todo, seremos más o menos felices y disfrutaremos más de cada momento.
Hay varios trucos más muy eficaces para conseguir todo esto, pero... lo reservo para mi libro... ;)

Y recordar: TODO EN LA VIDA OCURRE POR ALGO...
Namasté.

sábado, 30 de junio de 2012

FEMINISMO RADICAL: PARADOJAS...

Se piensa que lo justo es lo igual,
y así es; pero no para todos, sino para los iguales.
 Se piensa por el contrario que lo justo es lo desigual,
 y así es, pero no para todos, sino para los desiguales.
(Aristóteles)
Tengo amigas feministas de todas clases, desde radicales hasta moderadas o modernas. Me considero feminista JUSTA, aunque el término no se encasille en las categorías de feminismo reconocidas. Me explico: defiendo la igualdad RAZONABLE entre hombres y mujeres en todos los ámbitos y esferas de la vida social, familiar  y laboral. Por "razonable" me refiero a que, evidentemente, no somos iguales en cuanto a nuestra naturaleza, por ello, hay que buscar la igualdad con medidas que respeten la naturaleza de cada sexo valorándolos por igual aunque sean diferentes física y psicológicamente.

Reconozco que soy un poco "inculta" en lo que se refiere a la historia del feminismo y sus personalidades más destacadas, sin embargo, no hace falta ser una experta para tener un sentimiento de justicia, igualdad, respeto, solidaridad y tolerancia, sobre todo porque también soy mujer, y como la mayoría, soporto a menudo comportamientos e injusticias machistas. Está muy bien y es positivo saber la historia, nuestra historiA, pero hoy por hoy, el problema actual de la discriminación de la mujer en muchos ámbitos, tiene unas causas que, si bien muchas vienen de antaño, las soluciones se deben dar desde AHORA teniendo en cuenta lo que no ha funcionado hasta hoy.

El tema por supuesto da mucho que hablar, desde el maltrato machista hasta la prostitución, lenguaje machista, discriminación laboral,etc... Pero aquí y ahora quiero poner de relieve algo que me parece muy paradójico por parte de muchas mujeres feministas (radicales o "feminazis"): es curioso que luchen por la "igualdad" cuando son las primeras que discriminan y critican a otras mujeres.

Me explico...: me he encontrado con feministas radicales que han criticado mi "excesiva" forma femenina de arreglarme, incluso una chica (feminista aunque no sé si radical o no...) me dijo un día: “tú es que te arreglas más de lo normal”. Yo me pregunto: ¿qué entenderá por "normal"...? ¿acaso le hace algún daño a ella o alguien que me guste arreglarme? ¿acaso no defiende ella la igualdad de hombres y mujeres por encima de la imagen de cada mujer? ¿o es que quiere forzar que todas las mujeres seamos como ella porque… ella es mejor por el hecho de no arreglarse? ¿acaso la critico o juzgo yo a ella porque no se arregle como yo o como sea?

Es realmente paradójico que muchas mujeres digan que son luchadoras por nuestros derechos cuando ellas mismas juzgan a otras mujeres por su aspecto. ¿Por qué cuando vemos, o algunas.. ven… a otra chica llamativa o que destaca por su aspecto (ya sea por su elegancia como por su sensualidad o feminidad, etc..) tendemos a criticarla, infravalorarla, menospreciarla, e incluso difamarla!…etc..? ¿será que la envidia o la intolerancia forma parte de nosotras..? si así es…. Pienso que jamás de los jamases llegaremos a igualdad ninguna mientras no nos respetemos primero entre nosotras y dejemos en paz a cada una que se arregle como le de la gana y tenga la imagen que quiera si con ello no hace daño a nadie, si pides respeto... empieza por respetar, si no te gusta que te juzguen por tu físico.. empieza tú por respetar la personalidad de otras.. en definitiva, se están comportando de la misma manera que muchos hombres a los que ellas mismas critican. Esas que piensan que, por el mero hecho de que una quiera sentirse guapa, femenina y bien consigo misma son anti-feministas, se equivocan de cabo a rabo, y demuestran que son más machistas que los propios hombres, pues estoy plenamente convencida que, una vez que las reglas sociales están impuestas, y son las que hay nos guste o no, debemos jugar con las cartas que nos dan y no tenemos por qué cambiar nuestro aspecto (a machorras y desaliñadas..) porque supuestamente así nos respetarán más y no nos discriminarán, sino al revés, no tenemos por qué renunciar a nuestra personalidad y demostrar, precisamente con nuestra propia personalidad y siendo auténticas, nosotras mismas, que a parte de ser femeninas o no valemos por muchas otras cualificaciones morales y profesionales.

Otro asuntillo que me llamó la atención es que hace un tiempo leí, de una feminista radical, que el hecho de que un hombre te piropee en la calle y te diga “guapa” ya es un acto machista… ¿¿¿?????? De verdad, me parece exageradamente obsesivo, desproporcionado y radical, pues a mí me encanta que me digan piropos siempre y cuando sean bonitos y no obscenos y vulgares, ¿qué diablos tendrá que ver que le digan a una guapa con la discriminación!!!!? Es que me parece que miran todo tanto con lupa que la cagan más aún, los hombres ya no saben ni cómo actuar ni hablar, y los que quieren ser corteses y educados ya hasta temen tener cualquier detalle con una mujer por miedo. Una cosa es ser cortés, detallista y educado y otra muy distinta es ser machista, yo lo veo clarísimo!!! Tendríamos que luchar por lo mismo, es decir,  que el hecho de que una mujer piropee a un hombre esté visto igual de normal que al revés, y no considerarnos unas salidorras ni nada por el estilo. :S Pienso que el machismo se combate, a parte de legislación y educación, con la demostración con hechos que tiren abajo prejuicios machistas tipo: si es guapa será tonta y fácil, si es feminista odia a los hombres…. Etc. Cuando un hombre hace algo bueno por una mujer, habría que aplaudirles! Y cuando no, obviamente, hay que reclamar que se haga justicia. Los hombres deben ir dándose cuenta de las ventajas de llevarnos bien con respeto y de forma igualitaria, y no sólo quejándonos todo el tiempo de todo lo que hacen mal, si sólo resaltamos lo negativo… no sabrán qué valoramos de ellos, no se sentirán compensados por nada de lo que hagan, y así.. pensarán que todas las feministas (no sólo las radicales…) odian a los hombres, teniendo un concepto mucho más negativo, poniéndose más a la defensiva y con una actitud hostil más que de diálogo y comprensión.

Por último, no entiendo cómo hay mujeres que, según dicen quieren la “igualdad”…, luego, en el tema de lla custodia de os hijos cuando hay separación o divorcio, sólo quieren que éstos los tenga la madre. Me parece que es una postura egoísta, injusta y desigualitaria, y sobre todo irresponsable e irracional, pues, nos guste o no, un/a hij@, tiene dos progenitores, y aunque una lo haya gestado en su vientre durante 9 meses, los genes son de los dos, pero evidentemente no lo pueden gestar los dos... el/la hij@ tiene un padre y una madre, y es completamente injusto que las madres quieran apartar a sus hijos de sus papás, en caso de divorcio o separación (por no hablar del chantaje emocional de mujeres sin escrúpulos que utilizan a l@s hij@s para vengarse de su ex... casos desgraciadamente frecuentes..., y no se dan cuenta que están dañando a su hij@ más que a nadie...). Otro error descomunal!!!! : o sea, se quejaban de que los padres no querían hacerse cargo de sus hijos tras la separación o divorcio, y ahora exigen que éstos sean sólo de custodia de la madre…. Paradójico total, todo ello lo que fomenta más aún es la “paternidad irresponsable”, cuando de lo que se trata, pienso yo…., es que los papás se involucren más con sus hijos, pero si se lo negamos, luego no nos quejemos diciendo cosas como “es que el padre no le pasa la pensión, o no ve a sus hij@s”... Además, si madre no hay más una, padre no hay más que uno. Y hay buenos y malos padres y madres en todas partes.

Lo dicho, me considero feminista, pero, en mi concepto particular.. una feminista “JUSTA”, la justicia debe ser para tod@s buscando un punto de equilibrio, y no sólo para unas o sólo para unos. En fin… es mi opnión.

miércoles, 27 de junio de 2012

¿La verdad? No: TU verdad.

"Nada es verdad ni es mentira,todo depende
del cristal con que se mira". William Shakespeare
A menudo solemos opinar sobre algo o alguien creyendo que tenemos la verdad real y absoluta, sin darnos cuenta que, también muy a menudo, nuestra visión es subjetiva y puede ser errónea porque nos faltan todos los datos para poder “juzgar” algo o a alguien correctamente. Antes de entrar en el tema, pienso que nadie es nadie para juzgar a nadie… pues mientras nosotr@s mism@s y nuestras vidas no sean perfectas, es tremendamente arrogante y paradójico pretender juzgar a l@s demás como si nosotr@s no tuviéramos defectos o jamás cometiéramos errores. Es más... como reza un dicho: "no juzgues y no serás juzgado"...
A pesar de lo anterior, sin embargo, es muy habitual opinar, lo cual es comprensible, puesto que somos seres pensantes y.. supuestamente racionales…. y mediante el intercambio de opiniones y puntos de vista ampliamos nuestra visión y ello nos enriquece, lo preocupante es cuando una opinión se convierte en crítica que afecta a la vida e imagen de otra/s personas…  algo que, como tod@s observamos diariamente, es, desgraciadamente, muy frecuente... En este caso, pienso que la persona que critica, opina, juzga y, sobre todo, aquellas que escuchan pasivamente lo que critican o dicen otras personas a cerca de alguien o algo, debería al menos de tener la decencia e inteligencia suficiente para asegurarse de que los datos o hechos que afirma la persona criticadora son verdaderos, antes de quedar contaminad@s con falseades y nos pueda inducir a pensar o actuar injustamente con la víctima.
Muchas veces nuestra opinión, conscientes o no de ello, está contaminada de subjetivismo y nuestra propia forma de ser y ver las cosas, por lo cual, podemos concluir que un vaso, lleno de agua hasta la mitad, está medio lleno o medio vacío en función de  si somos, por ejemplo, una persona positiva o negativa, o si nos pagaran un precio por la cantidad de agua diríamos que está medio lleno (e incluso más..) para que nos pagaran lo máximo posible y el comprador opinaría al revés en base a sus intereses de pagar lo menos posible. Lo que sí es cierto, es que el vaso, lo veamos medio lleno o medio vacío de agua, siempre será un vaso, es decir, que la verdad es la verdad independientemente de cómo la maquille cada cual.
En las relaciones humanas, cuando alguien critica, debería ser just@ y tener en cuenta esta posible contaminación de nuestra propia percepción, pues en otro caso, podemos cometer la injusticia de criticar y difamar a alguien injustamente y etiquetarle socialmente en un perfil que no se corresponde con su persona real. Por ejemplo, a mí me puede caer muy mal una persona (o he tenido un incidente), Eulogio, y por ello hablo mal de él a una tercera persona, en este caso, mi comportamiento no es justo porque estoy difamando a Eulogio sólo porque me cae mal o he tenido un incidente y estoy promoviendo una imagen de él que tal vez no sea la real, pues una cosa es la personalidad real de alguien, y otra que nos caiga bien o mal y que en determinada circunstancias haya surgido un conflicto puntual con esa persona…. una cosa es exponer los hechos tal cual ocurrieron, y otra... que de esos hechos critiquemos y difamemos demás a alguien según nuestra conveniencia... (“porque maté un perro me llamaron mataperros”). Como muy bien dice la frase “No confundas mi personalidad con mi comportamiento, pues mi personalidad soy yo y mi comportamiento depende de quién seas tú”… Aún en el supuesto caso de que la persona que critica tuviera razón, ¿qué sentido tiene ir criticando a alguien? ¿qué se gana con ello? La vida pone todo en su sitio y el tiempo se encarga de poner a cada un@ en su lugar, sólo el tiempo demuestra la verdad, y me parece absurdo e indigno criticar a una persona, tanto si es verdad como si no, echando más leña al fuego y encima sin ganar beneficio alguno por ello, pues criticar sólo nos perjudica a nosotr@s mism@s demostrando a la vez quiénes somos… y es una pérdida de tiempo y energía.
Además, el ser humano es muy cambiante, he visto casos de personas con muy mala reputación que con el paso del tiempo han cambiado y hoy son personas maravillosas, las circunstancias y experiencias pueden cambiar a alguien, tenemos todo el derecho de rectificar y mejorarnos cada día, y en ésta vida, nadie nace sabiendo, estamos en un continuo aprendizaje, y aunque viviéramos 1000 años, jamás llegaríamos a ser perfect@s. El tema da mucho más de sí, sin embargo, con ésta base, pienso que se sientan los cimientos lógicos y coherentes para darnos cuenta que, la verdad, muchas veces no es sino NUESTRA VERDAD, pues todo depende del cristal con que se mire, como, por ejemplo, el concepto de “belleza”: depende de los ojos que la contemplen, algo o alguien puede ser bell@ dependiendo de la percepción de cada cual. Por tanto, existen tantas "verdades" como personas, sin embargo: LA VERDAD ES LA VERDAD, independientemente de cualquier interpretación que se le dé.
Por ello, más que interpretar la vida y comportamiento de l@s demás a la ligera, preocupémonos primero de la nuestra y miremos antes, con humildad y realismo, en nuestro interior, y si aún así tenemos tentaciones de criticar, preocupémonos al menos de hablar con una base real, de constatar hechos y opiniones con datos probados, de comparar opiniones divergentes de todas las partes implicadas, para poder tener al menos una noción más real de lo ocurrido o de los hechos y personas.
A parte de todo ello, pienso que más que criticar sobre la vida de l@s demás, deberíamos vivir nuestra propia vidas mejorándonos nosotr@s, y dejar que la vida se encargue, naturalmente, de poner cada cosa en su sitio. VIVE Y DEJA VIVIR :)